PUBLICIDAD
2018-12-07

Relación sana entre inquilino y propietario

inquilino-propietario
PUBLICIDAD

Ya encontraste un departamento en una zona que te gusta, con el espacio ideal y a buen precio; o por fin apareció el inquilino perfecto para tu propiedad: ¿ahora qué? Para lograr que funcione, hay que saber cómo llevar la relación entre arrendador y arrendatario.

Lo más importante de todo es la buena comunicación. Si las dos partes dicen lo que quieren y se ponen de cuerdo en todo, se vuelve mucho más fácil. De cualquier forma, hay algunas responsabilidades que tiene asumir cada uno.

Rentar o comprar, conoce las ventajas de cada uno

Propietario

El propietario tiene la responsabilidad de, primero que nada, entregar un departamento en buen estado. Además de eso, tiene que dejar muy en claro cuáles son las reglas para vivir en su propiedad, como si se permiten mascotas o no. Después, debe checar el contrato de arrendamiento, donde todo esté muy claro.

Antes de la llegada del inquilino, lo mejor es que haga un registro fotográfico del estado del lugar para evitar posibles confrontaciones en el futuro.

via GIPHY

 

Ya que el depa está habitado, el dueño del inmueble no puede seguir entrando así como así, si quisiera ir, tendría que avisar antes. Lo que sí tiene que hacer es seguir en contacto con el ocupante por si hay problemas. Si se reportan daños en la propiedad se tiene que establecer quién se hace cargo. Muchas veces se descomponen cosas ya por uso o por antigüedad, y eso tiene que arreglarlo el propietario.

Inquilino

El inquilino debe también revisar muy bien el contrato antes de firmarlo para checar que está de acuerdo con todo.

Es su obligación reportar los daños en el departamento al momento de entrar, de otra forma se vuelven su responsabilidad. Además, se recomienda que haga el registro fotográfico para, cuando deje el depa, tenga evidencia de cómo tiene que estar todo.

Debe pagar los servicios de luz, agua, gas, a menos que se acordara otra cosa de antemano. Lo más importante es que cuide la casa como si fuera suya y seguir las reglas del lugar. Por ejemplo, si no se permiten fiestas después de cierta hora, bajar la música y evitar inconvenientes.

 

via GIPHY

Por último, tanto para el propietario como para el inquilino, la clave es el respeto. Hay que tener consideración con el otro y sus necesidades para lograr el éxito.


Escrito por: Homie.mx
@HomieMx_
HomieMexico
@homieMx_
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Aceptar Más información