El tiempo se pasa volando: breve reflexión sobre el 68

Por: Redacción Somos CDMX 03 Oct 2018

La frase “el tiempo se pasa volando” es un lugar tan común que debería haber una penalización cada que alguien la utilice en un texto, sin embargo no encuentro una mejor manera de resumir lo que siento sobre el 68


El tiempo se pasa volando: breve reflexión sobre el 68

La frase “el tiempo se pasa volando” es un lugar tan común que debería haber una penalización cada que alguien la utilice en un texto, sin embargo no encuentro una mejor manera de resumir lo siguiente.

Cuando iba en la secundaria vi la película Rojo Amanecer y no le entendí. No me quedaba claro por qué el gobierno mataba a los estudiantes (spoiler alert: sigo sin entender). Pero sí entendí que tenía que cuestionar lo que sabía sobre el gobierno, los militares, la policía y la libertad. Era como cuando en la iglesia te decían “Dios creó todo”, pero en la escuela la palabra de Darwin no tenía debate.

Cuando entré al CCH muchas cosas empezaron a ser diferentes: la música se volvió mi mejor amiga, me di cuenta que las instituciones tenían muchas aristas, vi películas extrañísimas, conocí el teatro y las lecturas (increíblemente) me gustaban.

En una ocasión, una maestra nos dejó hacer una investigación sobre el 2 de octubre, así que unos amigos y yo fuimos al Museo Memorial del 68 ya que mi conocimiento se limitaba a una película que poco recordaba. Mi vocabulario era tan corto (y soez) para describir lo que sentí cuando entré. El silencio fue la mejor manera de expresar mi coraje, tristeza e impotencia.  

Un Extraño Enemigo, el thriller político sobre el movimiento 68

El tiempo se pasa volando: breve reflexión sobre el 68 0

El 68 sigue vigente

Me di cuenta que la realidad del 68 estaba más cerca de lo que yo estaba de mis certezas. La música que se escuchaba en esa época era la misma música que a mí me interesaba; las películas eran las mismas que veía, los libros eran los que leía, y qué decir de la edad. Todo era tan similar que el recorrido se convirtió en algo íntimo. No dejaba de pensar que tal vez pude haber estado ahí, en esas entrevistas, en esas fotos, en esas ambulancias, tras esas rejas.

Me gustaría decir que ahora todo es diferente pero sabemos que no es así. Es como si la película de Rojo Amanecer además de ser un retrato fuese también un augurio; como si el Museo Memorial del 68 se hubiese construido a manera de espejo del día a día de la juventud mexicana. Es como si el tiempo se hubiera detenido en una imagen: estudiantes siendo agredidos por buscar algo diferente.

Debo confesar que muy pocos temas me causan un nudo en la garganta. Las marchas son para recordar a todos los estudiantes que han muerto por defender nuestra libertad de expresión, nuestros derechos; pero también para recordarnos que el tiempo se pasa volando. Sin piedad arrastra los recuerdos y los pega como estampas en el presente. Si bien no podré estar en la marcha, escribo esto para recordarme que no debo olvidar.

Matanza de Tlatelolco: 2 de octubre de 1968, ¡no se olvida!

El tiempo se pasa volando: breve reflexión sobre el 68 1

Este video te puede interesar

Por: Luis G. Muro

 

NOTAS RELACIONADAS
No pudimos encontrar