PUBLICIDAD

Trabajo del hogar, desprotegido no solo en pandemia

PUBLICIDAD
Por: Jafet Muñiz 20 Nov 2020

El trabajo del hogar es una de las ocupaciones más desprotegidas y mal remuneradas, con extensas jornadas de trabajo, sin cobertura de seguridad social y […]


Trabajo del hogar, desprotegido no solo en pandemia

El trabajo del hogar es una de las ocupaciones más desprotegidas y mal remuneradas, con extensas jornadas de trabajo, sin cobertura de seguridad social y con mayor incumplimiento de normas laborales. Platicamos con la Lic. Indra Rubio, investigadora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir quién se encuentra en la difusión de una campaña que busca generar conciencia entre los empleadores de estos servicios.

“Buscamos hacer un llamado consciente no sólo a empleadores, sino también a funcionarios y funcionaras públicas sobre el contexto que está enfrentado este sector laboral que está altamente feminizado. Hablamos que en la Ciudad de México 9 de cada 10 personas que se dedican a este empleo son mujeres, alrededor de 200 mil personas que ejercen este empleo, y lo que preocupante es que antes de la pandemia ya era un sector vulnerable”. Comenta la Lic. Indra Rubio.

Este video te puede interesar

Indicó que un alto porcentaje de empleadas del hogar, trabajan sin ningún tipo de seguridad laborar, exponiéndolas a malos tratos y sin ninguna protección en caso de que sus derechos sean vulnerados en el contexto de la pandemia por covid-19.

Además, hizo un llamado a que las trabajadoras del hogar se informen sobre los derechos que recientemente se han reflejados ante la Ley Federal de Trabajo y ante el Instituto Mexicano del Seguro Social. 

Dentro de sus derechos se encuentran:

  • Nueve horas de descanso nocturno continuo.
  • Descanso diario de tres horas entre el horario matutino y el vespertino.
  • Un descanso semanal de día y medio.
  • Contar con una habitación cómoda e higiénica.
  • Alimentación sana y suficiente.
  • Pago anual de 15 días de salario por concepto de aguinaldo o parte proporcional, según sea el caso.
  • Trato digno, respetuoso y amable.
  • Respeto a su condición física, étnica, religiosa, económica y preferencia sexual.

“Las trabajadoras del hogar no se sienten con la confianza de poder exigir sus derechos como cualquier otro trabajador y creo, que lo inicial que es que tengan acceso a este tipo de información que tenemos disponible en nuestro sitio de ayuda web“. 

Teniendo claro sus derechos, podrán exigir con el respaldo de la ley ante situaciones como los numerosos casos de despido injustificado que se han presentado durante la pandemia.

“Los empleadores solamente les dijeron que no se presentaran a trabajar por la pandemia, pero en muchos de los casos no recibieron un salario y eso es un despido injustificado”.

En cuanto al agravio de los derechos de las trabajadoras del hogar, la Lic. Indra mencionó algunos de los casos que más se repiten en la Ciudad de México.

“La primera problemática es la de los despidos injustificados, manejándolo como si fueran descansos y mandando a las trabajadoras a su hogar sin recibir un salario; la segunda fue con las de planta, cuyos empleadores no permitieron salir con libertad por temor a contagiarse de coronavirus a las trabajadoras que pernoctan en casa. Otro de los agravios es que sus labores se incrementaron sin aumento de salario y como último, muchas de las trabajadoras del hogar vienen de zonas periféricas a la CDMX, muchas deben tomar hasta dos transportes para llegar a trabajar exponiéndolas a un contagio”.

En la Ciudad de México, la Alcaldía Iztapalapa concentra el mayor número de trabajadoras del hogar que tienen que movilizarse en transporte público para llegar a su lugar de trabajo, mientras que la mayor concentración en edad se encuentran entre los 35 a 55 años y el segundo grupo con mayor rango de edad, es decir, después de los 55 años, se encuentran en población de riesgo.

Así mismo, un análisis del Sindicato Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar, lanzó resultados de que cerca del 40 por ciento de las trabajadoras que han acudido al sindicato tienen algún tipo de enfermedad como diabetes, hipertensión o alguna otra característica que las hace vulnerables al Covid-19.

A raíz de la pandemia se lanzó el crédito a la palabra para las trabajadoras del hogar, donde alrededor de 24 mil empleadas registradas recibieron alrededor de 3 mil pesos en caso de haber sido despedidas o haber tenido algún problema económico.

“Hemos solicitado que exista un padrón de trabajadoras del hogar y empleadores dado que no tenemos información oficial para saber sus condiciones de trabajo, ¿quienes las están empleando? y de qué manera para poder atender las necesidades a las cuales se están enfrentando”.

“Con esta campaña estamos formalizando el trabajo del hogar, en el que es necesario tener un contrato en el que se especifiquen las condiciones del trabajo que se va a realizar para dar certeza tanto a la persona empleadora como a la trabajadora del hogar. En nuestro sitio web pueden descargar dos tipos de contrato para solo firmar y dar formalidad al trabajo del hogar, tan sólo el 99 por ciento de las personas que se dedican al hogar no tienen un contrato formal, así que tenemos mucho trabajo por hacer”. Finalizó.

Generalmente se piensa que es suficiente con un acuerdo verbal. En México el 99 por ciento de las trabajadoras del hogar no cuenta con contrato laboral, este dato habla de cómo las personas empleadoras contribuyen a la informalidad laboral de 2.4 millones de personas que se dedican al trabajo del hogar.

 

 

 

No pudimos encontrar notas relacionadas
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD