Plaza Río de Janeiro: la historia detrás del David de Miguel Ángel

Por: Redacción Somos CDMX 07 Dic 2020

Durante sus primeros años, se le consideró el perfecto ejemplo de un lugar de esparcimiento vecinal. Fue hasta el año de 1922, cuando su historia cambió al ser renombrada como la Plaza Río de Janeiro.


Plaza Río de Janeiro: la historia detrás del David de Miguel Ángel

Uno de los puntos más emblemáticos de la Ciudad de México, es la Plaza Río de Janeiro, conocida por tener en su espejo de agua, la réplica del David de Miguel Ángel, además de ser centro de encuentro de familias capitalinas que van en la búsqueda de un lugar para caminar y pasear a sus mascotas. Además, está rodeada de casonas con grandes leyendas e historia.

A través de los años ha cambiado de nombre, surgiendo originalmente con la emblemática colonia Roma, de ahí que se llamó Plaza Roma en la época del porfiriato. Posteriormente, se le designó como Parque Orizaba. Este espacio surgió como parte del embellecimiento de la capital, que tenía como propósito colocar a la capital al nivel de otras ciudades del mundo

Este video te puede interesar

A su alrededor se incluyeron casas, edificios y construcciones de estilo francés, las cuales muchas continúan de pie. Durante sus primeros años, se le consideró el perfecto ejemplo de un lugar de esparcimiento vecinal. Fue hasta el año de 1922, cuando su historia cambió al ser renombrada como la Plaza Río de Janeiro. El responsable de este título fue el secretario de Educación Pública, José Vasconcelos, quien decidió llamarla así como agradecimiento al gobierno brasileño por invitar a México al centenario de su independencia.

A pesar de la historia oficial, existe una leyenda local en la que se cuenta que el nombre provino realmente por el edificio Río de Janeiro, ubicado frente a la plaza y mejor conocido como la casa de las brujas o castillo de las brujas. Este fue construido por el ingeniero R.A. Pigeon en 1908 y recibió este mote debido a que su techo parece sombrero de bruja.

En su centro, se encuentra la réplica de la icónica escultura del italiano Miguel Ángel: el David. La obra, hecha de bronce, se instaló en 1976 sobre la conocida fuente circular.

Actualmente, la Plaza Río de Janeiro es sitio de encuentro de los Scouts de México, pero también es visitada por personas que salen a pasear con sus mascotas y niños jugando en la zona de juegos. Un rincón más de nuestra bella Ciudad de México.