Descubren fosas prehispánicas de más de 2,500 años en CDMX

Por: Angélica Medina 28 Jun 2018

En un predio al sur de CDMX; arqueólogos del INAH descubrieron 26 fosas de más de 2,500 años de antigüedad, pertenecientes al período prehispánico. 


Descubren fosas prehispánicas de más de 2,500 años en CDMX

En un predio al sur de CDMX; arqueólogos del INAH descubrieron 26 fosas de más de 2,500 años de antigüedad, pertenecientes al período prehispánico. 

En la colonia La Otra Banda en Álvaro Obregón, en un predio vecino al panteón San Rafael; especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) descubrieron 26 fosas con una profundidad de entre 1 a 3 metros; en un área que fue ocupada hace más de 2 mil años.

via GIPHY

La UNAM actualiza el Mapa de Peligros del Volcán Popocatépetl

Antonio Balcorta Yépez y Montserrat Alavez Ortúzar, expertos de la Dirección de Salvamento Arqueológico (DSA) del INAH; invirtieron cuatro meses de trabajo para hacer este descubrimiento. Gracias a la colaboración del arquitecto José Juan Medina Garcés y de un equipo de trabajadores; los arqueólogos tuvieron la oportunidad de hacer la extracción de los materiales.

“Los contextos sugieren que se trata de una aldea donde se realizaban actividades especializadas. La altura, la posición geográfica y estratégica, señala que la gente de esta loma pudo tener un control mayor sobre ciertos recursos. En comparación con la aldea de Copilco”.

De acuerdo con la información del INAH; los arqueólogos registraron tridimensionalmente el terreno antes de continuar con la excavación. Esto permitió la localización de las 26 fosas; las cuales corresponden a los periodos prehispánicos del Formativo Medio (700 a 400 a.C.) y Formativo Tardío (400 a 200 a.C.).

inah fosas

Foto: Mauricio Marat INAH

¿Qué había en las fosas prehispánicas?

En el tapón de las fosas y dentro de las mismas se encontraron más de 130 figurillas que en su mayoría representan a mujeres embarazadas e infantes. También se hallaron materiales como un cajete, herramientas para la molienda, un metate y artefactos de sílex, entre otros.

La arqueóloga Montserrat Alavez Ortúzar detalló que la hipótesis principal es que las mujeres de la época desarrollaban actividades relacionadas con los cuidados perinatales. “Aunque no se trata de un espacio dedicado exclusivamente a esto” señaló.

De las fosas encontradas una veintena se localizó en perfecto estado de conservación; lo que permitió que los arqueólogos localizaran entierros ofrendados de un par de niños y de dos mujeres adultas.

Hallan restos arqueológicos en terrenos del nuevo aeropuerto

descubrimiento arqueologico en cdmx

Foto: Mauricio Marat INAH

Otros descubrimientos en el predio

El arqueólogo Antonio Balcorta indicó que en el predio se detectaron distintas etapas ocupacionales. Es decir había restos de cuatro épocas históricas: Inicios del siglo XX, el Porfiriato, el México Independiente y la época prehispánica.

Explicó que en el estrato más superficial se registraron los restos de una casa rural de fines del siglo XIX. Por sus características y su fecha de construcción; esta vivienda pudo servir de prototipo para las casas de los obreros que trabajaron en la Fábrica de Papel Loreto.

Otro aspecto interesante es que en el terreno se encontraron restos de municiones de una batalla entre carrancistas y zapatistas; que se libró en 1914. En un nivel inferior permanecían los cimientos de tezontle y basalto de habitaciones del siglo XIX. Después de ese nivel no encontraron presencia de asentamientos de periodos más cercanos.

Entrelazados, INAH descubre restos humanos en Tlalpan

Los arqueólogos señalaron que hay un lapso de dos mil años sin evidencia de presencia humana. Esto remite a las actividades volcánicas registradas entre el 50 a.C. al 280 d.C. Afirmaron que el motivo por el cual hay una buena conservación de los contextos preclásicos se debe a que el terreno se ubica sobre la cima de una loma; a 2 mil 296 metros sobre el nivel del mar. Lo que quiere decir que no fue cubierto por la lava del Xitle, sino que ésta escurrió por la parte sur.

Sobre el destino de las fosas; Balcorta indicó que al estar hechas en una capa de arcilla limosa, la intemperie facilitaría su colapso. “Una vez que comenzamos a excavar las fosas conservadas por 2,700 años; las trajimos de nuevo a la vida, pero al mismo tiempo comenzaron a morir”.

Este video te puede interesar

LEE MÁS CONTENIDO