PUBLICIDAD
2018-01-29

Marco Antonio Sánchez, crónica de una desaparición

Marco Antonio Sánchez
PUBLICIDAD

Por cinco días, Marco Antonio Sánchez Flores estuvo desaparecido tras su detención por elementos de la policía de CDMX. Apareció, golpeado, en un municipio mexiquense

El 23 de enero pasado, Marco Antonio fue presuntamente detenido por elementos de la policía de CDMX en las inmediaciones de la estación de Metrobús El Rosario. Una fotografía que circuló en redes sociales demuestra que el adolescente de 17 años fue sometido por las autoridades cuando tomaba fotografías a un mural; presuntamente sería trasladado a la agencia del Ministerio Público (MP) 40 de Azcapotzalco, sin embargo, nunca fue presentado. El joven estudiante apareció en el municipio mexiquense de Melchor Ocampo la noche del domingo, cinco días después con evidencias de golpes y desorientado.

Marco Antonio Sánchez

El monero Rapé creó ste arte que se convirtió en símbolo de las protestas en redes sociales. Foto: Twitter

Obligan a CDMX a reparar daños ambientales en Xochimilco

Capitalinos demandan a CDMX respuestas a el caso de Marco Antonio Sánchez

Marco Antonio estaba acompañado de su amigo Roberto Bernardo cuando elementos de la policía del Sector Hormiga, en Azcapotzalco, intentaron detenerlos acusados del presunto delito de robo. Tras correr a asegurarse en la estación del Metrobús El Rosario, fue sacado y sometido con violencia para, presuntamente, ser trasladado a la Agencia 40 del Ministerio Público (MP), así se lo dijeron a Bernardo quien reportó los hechos a los padres del menor.

PUBLICIDAD

Al presentarse en el MP para pedir informes sobre la situación jurídica de su hijo, los padres fueron informados de que el menor nunca fue presentado ante el MP. De hecho, los elementos que hicieron la detención declararon ante la Agencia Antisecuestros de CDMX que con base en el Nuevo Sistema Penal Acusatorio, al no encontrarse elementos que revelaran su participación en el supuesto robo del que se le acusó, fue puesto en libertad.

Cabe destacar que, de acuerdo con Animal Político, comerciantes y transportistas de la zona han denunciado que los policías del cuadrante Hormiga dedican sus labores a extorsionar a los estudiantes de la zona —además del Bachilleres, cerca se encuentra el CCH Azcapotzalco—, pese a que se ha reportado un aumento en la cantidad de robos y asaltos al transporte público en la zona.

¿Dónde está?

¿Se trató de una desaparición forzada? Así fue estigmatizado este caso desde que se dio a conocer en redes sociales y se hizo viral. En el Centro de Atención a Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA), los padres levantaron la denuncia y en el C-5 revisaron las cámaras de seguridad para verificar que el menor fue bajado de la unidad, sin embargo, aseguraron que nunca vieron que su hijo descendiera de la patrulla, tal como dice la versión de los policías involucrados, quienes se encuentran en observación por la Agencia Antisecuestro.

Marco antonio Sánchez

Reporte de Marco Antonio Sánchez como desaparecido. Se activó la Alerta Amber tras su publicación. Foto: Twitter

Ante los hechos, y mientras el caso se le salía de las manos a la Secretaría de Seguridad Pública de CDMX, las posturas de la ciudadanía, así como de la UNAM —casa de estudios del menor—, el Instituto de Justicia Procesal Penal y otras instancias solicitaban al gobierno de Miguel Ángel Mancera la pronta aclaración del caso. Por su parte, la Red por los Derechos de la Infancia en México exigió a las autoridades presentar al menor con vida, y junto con ésto, la detención de los elementos policiales y el reconocimiento de la presencia de crimen organizado en la corporación.

Apareció con vida y a 40 kilómetros de distancia

Tras cinco días como desaparecido, Marco Antonio Sánchez Flores ya se reencontró con sus padres la noche del domingo 28 de enero. Un breve descanso para las autoridades de CDMX, pues su estatus pasó de desaparecido a localizado. Sin embargo, extraña que:

  • Fue localizado en el municipio mexiquense de Melchor Ocampo, a poco más de 40 kilómetros del lugar de su detención;
  • Presenta lesiones físicas que no vulneran su vida, no ameritan hospitalización ni dejan cicatriz;
  • Presenta un estado de confusión que no le permitiría rendir declaración sobre los hechos, misma que espera la Procuraduría de Justicia de la ciudad para deslindar responsabilidades.
Marco Antonio Sánchez

Imágenes de la segunda detención de Marco Antonio Sánchez en Tlalnepantla el sábado por la noche. Foto: Twitter

De acuerdo con la información, la tarde del domingo 28 de enero una llamada ciudadana alertó a las autoridades sobre el paradero del adolescente. El jefe de gobierno dijo que Marco Antonio caminaba por las calles del fraccionamiento Álamos, en el municipio de Melchor Ocampo, Estado de México. De ahí, fue trasladado al Centro de Justicia de Tlalnepantla donde se realizaron los análisis periciales correspondientes para después ser llevado a un hospital, donde pasó la noche.

Destaca que la primera pista que se tuvo del menor fue la noche del sábado —27 de enero— cuando fue detenido por segunda vez en el Estado de México. De acuerdo con la información, el menor fue asegurado por las autoridades mexiquenses en Tlalnepantla al estar sobre un puente de donde se creía que quería aventarse, posteriormente fue puesto en libertad sin seguir los protocolos correspondientes al tratarse de un menor de edad que no pudo recordar su nombre y dirección.

Marco Antonio Sánchez

Este fue el estado de Marco Antonio Sánchez tras ser localizado en el municipio mexiquense de Melchor Ocampo. Foto: Twitter

Esta colaboración dio pistas de la supervivencia del menor y que, más tarde, permitió la recuperación de Marco Antonio Sánchez. Ahora, resta que a la brevedad rinda declaración para conocer su verdad detrás de esta caso mientras que las exigencias de la sociedad civil y organizmos de de protección a los derechos humanos presentes en nuestra ciudad esclarezcan con argumentos válidos lo sucedido en este caso que enciende los focos rojos con respecto a la seguridad y la protección de esta por parte del gobierno de CDMX.

Entregan diagnóstico médico

De acuerdo con los padres del menor, el reporte médico que les fue dado tras los exámenes médicos correspondientes hechos por la Secretaría de Salud capitalina el diagnóstico de Marco Antonio es esguince en el tobillo izquierdo, deshidratación, alteraciones de conducta y delirium mixto. Este último es el causanto de que se muestre desorientado y con alteraciones emocionales, posiblemente ocasionado por un traumatismo.

Ante las acusaciones que criminalizan al estudiante, los padres declararon que es un muchacho tranquilo, deportista y fotógrafo aficionado. Hasta la fecha nunca había mostrado signos de conflictos psicológicos, adicción a las drogas o conflictos familiares.

Debido a su estado, no se encuentra apto para rendir declaración ante el MP hasta que los estudios pertinentes lo avalen.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD